Lágrimas y sonrisas

¿EL RETRATO DE DORIAN GRAY?
El cronista se encontró en Tribunales con un colega, famoso por ser un pedante insoportable, al que hacía tiempo que no veía. Me dice:
-¡Hola! ¡Estas siempre igual! ¿Cómo haces?
-Mi secreto para no envejecer es nunca discutir con un boludo.
-¡No puede ser!
-Tenés razón, no puede ser.

Y YA QUE HABLAMOS DE BOLUDOS
Hay un viejo refrán que dice: “ser boludo trae mala suerte”.
Debemos suponer que hay muchos funcionarios que hoy están pensando que tienen mucha mala suerte.

¿LOS JUECES CUMPLEN ALGÚN HORARIO?
Muy ofuscada la colega nos contaba que había concurrido a un juzgado laboral de Diagonal Norte, piso intermedio, a retirar un giro judicial con el trabajador, que venía de una localidad lejana de la provincia de Buenos Aires, y que había solicitado un día de licencia sin sueldo en su trabajo, para poder hacer el trámite. En Mesa de Entradas le dicen que sólo falta la firma del juez, y que aguarde unos minutos en el pasillo. Pero el tiempo pasaba y el cheque no aparecía. Después de algunas horas indagó el motivo de la demora, y el empleado de Mesa de Entradas le informa que su señoría todavía no había llegado al juzgado. La jornada judicial finalizó ¿y el cheque? Bien, gracias. Tuvo que regresar al día siguiente y el cliente perdió otro día de trabajo, los premios, etc. Por eso la colega se preguntaba “¿quién controla el horario de los jueces?” Lo peor de todo es que S. Sa. subroga en otro juzgado, cobrando un suculento plus salarial.

DESAPARECE EL MINISTERIO DE TRABAJO
En un sincericidio ideológico inexplicable, el gobierno decidió hacer desaparecer al Ministerio de Trabajo, degradando su jerarquía. No se atrevió a denominarlo Gerencia de Recursos Humanos del Poder Económico, porque pondría en evidencia su actual función, pero lo rebajó a Secretaría, con dependencia del actual ministro de Producción. El cambio tiene un simbolismo extraordinario, ya que para este gobierno el trabajo humano sólo tiene valor como instrumento de la producción. El trabajo vale por lo que produce, no por su dimensión subjetiva. Hay que remontarse a la década del ´40 del siglo pasado para encontrar una etapa política en la que Trabajo no haya tenido jerarquía ministerial. En los inicios de esa década había un Departamento de Trabajo y un Ministerio de Ganadería, lo que le permitió decir a Perón que eso era así porque en esa Argentina una vaca era más importante que un trabajador. Las comparaciones siempre son odiosas, pero…
Para colaborar con el gobierno en esta cruzada, le sugerimos algunas ideas:
 que Trabajo dependa de la iglesia de San Cayetano;
 que Presidencia de la Nación sea una Secretaría del Fondo Monetario Internacional;
 que se cree el Ministerio de Agricultura, Ciencia, Relaciones Internacionales, Ganadería, ANSES, Trabajo y otros. Como el nombre es muy largo, se lo puede denominar por sus iníciales: MACRIGATO;
 que la futura y rebajada Secretaría de Salud funcione bajo el lema: “La salud va y viene, lo importante es la guita”.

¿LA SRT FINANCIA AL GOBIERNO?
Si el Ministerio de Trabajo ha funcionado como una Gerencia de Recursos Humanos del poder económico, la SRT es la Guardia Pretoriana de las ART, fiel custodia de sus intereses. Y ahora actúa como prestamista del gobierno, utilizando la guita del Fondo de Reserva, creado por el art. 34 de la LRT (ver Resolución Conjunta 14/2018 de las Secretarías de Finanzas y Hacienda, autorizando la emisión de Letras del Tesoro por $83.192.027).

UN ACTO FALLIDO DEL PRESIDENTE
En una conferencia de prensa del pasado mes de julio, Mauricio Macri dijo:
“Estamos enfrentando una tormenta, pero hemos sabido arriar las band…, las velas”. Un claro acto fallido, pero ¿qué iba a decir? ¿Las bandejas? ¿Las banderolas? ¿Las bandoleras? ¿Las bandurrias? Hummm, sospecho que iba a decir “banderas”.
Otro dato curioso de esa conferencia de prensa es que, aconsejado por su psicólogo, por su armonizadora o por Durán Barba, Macri tenía prohibido decir “crisis”, imperativo que alcanzó a sus funcionarios. Clarín (que miente) recogió esta declaración de uno de ellos: “Es un tema semántico, pero también porque no hay señales para hablar de cri…, de eso” (23/07/2018, pág. 9). Bueno, si es una tormenta, es la “tormenta perfecta” (el que vio la película con George Clooney sabe cómo termina; glu, glu, glu).

¿UN POCO DE AUTOCRITICA?
Restablecer las retenciones es una medida horrible y temporaria, por lo que pedimos disculpas”, dijo un funcionario del gobierno.
En cambio, digo yo, subir las tarifas un 1.500% es una medida justa, porque este país “está lleno de vivos”.

UNA DE BOGAS
¿Cómo se sabe si un abogado está mintiendo o no?
Fijándose si mueve los labios.

OTRA
El cliente llama a su abogado y le pregunta por su juicio.
-El colega responde “¡La Justicia ha triunfado!”
-¡Apele!